.

23.12.08

Ay ay ay

¿Hay algún dentista en la sala??

En serio... me duele la muela. Mucho, muchísimo.

He ido de urgencias a la seguridad social y me ha dicho que la caries me ha afectado el nervio.. así estoy yo... me duele la cabeza hasta decir basta y encima me ha dicho que he de tomarme el Augmentine durante cinco o seis días pero me ha recetado sólo una caja con doce pastillas...

Sé que es culpa mía, por llevar bastante sin visitar el dentista... pero yo antes no era así, la culpa es, precisamente, de otro dentista..

Hace unos años decidí liarme la manta a la cabeza y pedir un crédito para arreglarme la boca. Siempre había estado descontenta con mi dentadura y pensé que era el momento de ganar un poco de confianza. Decidí acudir a una clínica de Vitaldent por numerosas razones: el precio, la comodidad... los primeros pasos fueron bien, pero la cosa empezó a torcerse cuando me sacaron dos dientes que tenía descolocados, la idea era sacarlos y colocarme un puente en cada hueco. Eran dientes de leche, así que eran pequeñitos, pero yo me fiaba de ellos, al fin y al cabo eran profesionales, no? Me los sacaron y en la siguiente visita me soltaron: el hueco es demasiado pequeño y no te podremos poner el puente... ¿¿¿¿perdona????

Bueno, no pasa nada.. el hueco es pequeño, tenía muchos números para que se me cerrara cuando las muelas del juicio salieran. Lo siguiente fue el blanquamiento con láser: era rápido, seguro... Llegué a la hora convenida y empezamos el tratamiento: te hacen sentar en la silla, abres la boca y te colocan el aparato de tal manera que la boca queda abierta y sujeta para que no la muevas, el láser va directo a los dientes y sólo has de tener paciencia. Me puso la primera tanda, si no recuerdo mal eran unos ocho minutos de láser, él se quedó conmigo y de vez en cuando me iba preguntando si todo iba bien. Yo no sabía a qué venía tanta pregunta, sobretodo si tenemos en cuenta que en esa postura sólo podía gruñir, pero todo iba perfecto. Decidió darme una segunda tanda, pero esta vez no se quedó conmigo, sino que se fue de la sala a hablar con una compañera y cerró la puerta de la consulta en la que estaba yo.

Al poco de empezar noté algo extraño, como un dolor punzante que me atravesaba y me dejaba ko. Intenté controlar la respiración. Al poco tiempo las punzadas se sucedían... la sensación era... veamos... no os lo puedo ni describir... era un dolor agudo, como si me estuvieran arrancando los dientes uno a uno sin anestesia... Nadie venía y no podía gritar ni pedir ayuda... no podía moverme porque estaba literalmente pegada a la máquina..

Entre punzada y punzada recordé que me había dejado un vaso de plástico al lado, así que empecé a tantear para ver si lo encontraba. Lo encontré. Empecé a golpear con el vaso en la mesita, no era un ruido muy exagerado, pero al menos era algo. Aún tuvieron que pasar un par de minutos para que alguien se diera cuenta y entraran.

A esas alturas ya tenía la dentadura hipersensiblizada.

Las lágrimas no paraban de caer del dolor que sentía.

Sentía como si me estuvieran dando martillazos en los dientes.

El dentista se disculpó. Pero yo no podía ni moverme del dolor. Me dieron por escrito el nombre de una crema para que la comprara y me la fuera poniendo en las encias y dientes para rebajar el dolor.

Pero evidentemente mi boca ya no era lo mismo. Ni yo.
Y todo por querer mejorar.

¿He dicho ya que se me cayó el único puente que me pusieron?

En fin, no es excusa, pero hasta ese momento yo no había tenido miedo de los dentistas y ahora sólo de pensar en ver a uno me pone de los nervios. Así me veo ahora... con un dolor que me traspasa por una puñetera caries que podría haber evitado en una revisión rutinaria.

Y a ver cómo encuentro a un dentista que me mate el nervio y me empaste la muela en estas fechas...

¿Alguien se ofrece?

12 comentaris:

Maripuchi ha dit...

Se hacen muchas barbaridades con los blanqueamientos... El láser es una barrabasada. Cualquier método que utilice calor lo es y te puede destrozar la pulpa de los dientes.
Ahora hay métodos con luz fría más seguros.
La sensibilidad es una putada. Si aún la tienes hay productos que la eliminan (o minimizan) en 48 horas.
Yo me he blanqueado con lámpara y tuve sensibilidad a la mañana siguiente, solucionada con una pastilla de ibuprofeno y un gel desensibilizante (que no se vende en farmacias).
Si aún tienes sensibilidad, mándame un email y te cuento...

Que te sea muy leve. Besitos

RGAlmazán ha dit...

Amiga Sònia, ¡vaya experiencia la de Vitaldent!
Yo no soy dentista y mira que lo siento, o sea que no te puedo ayudar. Pero sí desearte que tu boca y tú salgáis lo más rápido posible de ésta.
Un beso y felicidad para estas fiestas y mis mejores deseos para 2009.
Salud y Repúblic

SELMA ha dit...

Mi Niña!
Sólo con oir el zumbido del aparatito me pone de los nervios.... y te has dejado lo más gordo la factura...

Cuídate mi niña... y un sorbo de vodka o coñac dejándolo en la boca ¿lo has probado?

Calmar no sé pero alegrarte un montón a la tercera toma, tragándolo no te digo... Es coña! Te compadezco...

Un petonet suau, que no et fací mal...

Shaabia ha dit...

Pues casi, casi estamos igual, pero he decidido que en enero empiezo otra vez con el dentista. A mi me quitaron hace un año tres muelas de juicio, las dos primeras bien... pero la última me dejó media cara sin sensibilidad... afortunadamente cuando se me calleron los puntos, la recuperé. Hoy aún encontrarás dentista que te mate el nervio, no te lo empastarán... pero te quitará el dolor. Espero que tengas suerte y aunque no puedas comer turrón del duro, no tengas dolor.

Amina ha dit...

Ostres, nena, quina putada. Espero que almenys baixi el dolor. Jo de tant en tant també em fa mal, però em fa una por!!
Cuida't molt i espero que abaixi el dolor perquè almenys puguis passar les festes.

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Maripuchi, muchas gracias... te mandaré el mail, porque la verdad es que sigue estando muy sensible... Un besazo y buenas fiestas!!!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Gracias por los buenos deseos Rafa... esto me servirá de escarmiento en cualquier caso!

Un besazo y que disfrutes mucho estas fiestas!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Aich Selma.. la factura!!! Si te digo que estuve pagándolo mucho tiempo y que como no acabé todo el tratamiento aún se quedaron con parte de mi dinero sin hacer nada... pero es que no podía volver...

:) lo del coñac me lo está recomendando mucha gente! jajaj bueno, varia el alcohol pero la solución es la misma!

Un besazo enorme!! Felices fiestas guapa!!!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Aichh Shaabia.. pues hemos de cumplir este propósito del dentista, porque es peor llegar al punto al que he llegado yo...

Un beso y buenas fiestas!!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Amina.. ja saps com va això.. espero que al menys la cosa millori, perquè realment no puc aguantar molt...

Petonets habibaty!

Naida ha dit...

Brff ho sento...espero que estés mejor...y que tengamos que depender de ciertas personas...

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Ya... :( Estoy algo mejor gracias a las pastillas, pero vamos, que son sólo un parche...