.

12.4.07

Odisea

Ir hoy a recoger a mi hermano al aeropuerto se ha convertido en una experiencia poco enriquecedora.

Podría haber sido peor, desde luego, pero cuesta imaginarse cómo puede tomárselo un extranjero si yo que soy de aquí me he desesperado.

Poneros en situación: he de ir de Gavà al aeropuerto del Prat. Mmmm, para los que no sois de aquí, las paradas van así: Gavà -> Viladecans -> El Prat -> Bellvitge -> Barcelona. De Gavà a Barcelona sólo hay una zona, por lo que un billete de ida y vuelta te sale por 2.5 € y si tienes un bono más o menos te sale por 1.4€.
Vale, pues ir al aeropuerto, que está en El Prat (insisto) sale por 5€ ida y vuelta. Pirados están. Idignante.

Una vez superado el cabreo y situada en la vía que me toca, espero el tren que según la web de renfe me va a llevar de Gavà a El Prat en 6 minutos. Ejem, si no conoces la zona es posible que te lo creas, mi cálculo es 5 minutos entre cada estación, por lo que se llega al Prat en unos 10 minutos... bueno, aún me quedarían 5 minutos de sobra para cambiar de andén y coger el tren para el aeropuerto.

En sueños claro. Porque el tren salió de Gavà a su hora, pero todo lo demás es pura fantasía. Nos tuvieron parados más de diez minutos antes de llegar al Prat, malditas obras. Después estuve más de media hora esperando en la nueva estación, muerta de frío... y el tren al aeropuerto que pasa cada media hora (media hora!!!!!!), tardó más de 40 minutos... A todo esto mi hermano ya había llegado, se había comprado el periódico, se había acercado a la estación de tren... así que cuando llegué al aeropuerto ni bajé del tren, directamente subió él... y mil personas más.

Apiñaitos íbamos, personas y maletas. Tratamos de bajarnos en El Prat pero fue misión imposible: estábamos en el lado equivocado del tren y sólo pudimos levantarnos, ni hablar de llegar hasta la puerta. Y para qué nos levantamos!!!! Una italiana aprovechó para clavarme su codo y su maleta, con lo cual ya ni sentarnos...

Bajar, bajamos en la estación de Sants... aunque aún ahora creo que bajamos porque estábamos en el lado correcto. Sin comentarios. Bueno, sólo uno: Viva el puto AVE!!! ¿¿¿No??? Mecagoentóloquesemenea!

Aich, os dejo una foto que sirve para desestresarse... hay cosas peores que viajar en un tren de Renfe: ser veterinario y tener que curar a un cocodrilo. Y es que por qué le pedimos urbanidad a un cocodrilo cuando nosotros mismos no lo tenemos???? Impresionante la foto por eso!!! Y afortunadamente con final "feliz": el veterinario ha recuperado su brazo.

3 comentaris:

RGAlmazán ha dit...

Un episodio conmovedor y edificante. Como la vida misma. Naturalmente en "Spain is different". Si esto ocurre en Suecia (que no ocurre) dimite hasta el taquillero. Aquí ya sabes, ni el Tate.
Lo de RENFE empieza a ser de cárcel.
Salud y República

Crónicas de la Lusitania ha dit...

Una página muy buena e imaginativa. Te tenemos fichada en la nuestra como enlace.
Recibe un fuerte abrazo desde la Lusitania (Extremadura). Te queremos.

http://cronicasdelalusitania.blogspot.com/

Alba ha dit...

Pues aqui en Madrid ni te cuento. El metro en obras, abarrotao continuamente, la obra de la M30 que no acaba ni por soñación, con los atascos y retrasos que eso conlleva... bueno, veo que en todos lados pasa igual. No te desesperes.

La foto, impactante.

Besos animosos desde el agua.