.

26.7.06

Descalzas en la arena... 10

Quedan 10 días para que nos plantemos en el aeropuerto y 17 para que cumpla los 32... como el año pasado estoy tan absorta en el viaje que ni caso le he hecho en el sentido de pensar: dios mío, que mayor!!!!

Supongo que a la vuelta me pondré a ello pero ahora mismo... bueno, ni me apetece ni quiero darle vueltas... Ahora me apetece pensar en sentarme en Khan el-Khalili tranquilamente, dejar que me hagan tatuajes de henna, tomar carcadé, fumar shisha, escuchar las bocinas de coches, motos y bicis... pasar de todo... cambiar el ritmo, divertirme, pensar, escribir, hacer millones de fotos, bailar, hacer el tonto en las pirámides, montarme en taxis salidos de una peli de Almodóvar...


Quiero ver anochecer en las pirámides, o en un oasis... quería celebrar mi cumpleaños de alguna manera especial y bueno, no será exactamente como esperaba pero puede ser divertido: me pillará en un tren camino de Luxor!!! El año pasado lo pasé en el Sheraton del Cairo... como llegamos a reirnos! Este año puede ser interesante: Gemma, Maria Teresa, Anna, Eduard y yo camino de Tebas... no veré la lluvia de San Lorenzo pero promete!!! Aunque eso de dejar a Carme "sóla" en el Cairo no me hace gracia.. sí, celebraremos mi cumple a la vuelta, pero me habría gustado que estuviéramos todos juntos... soy un tanto pijotera con el tema de los años y ya que se ha de celebrar que sigo viva al menos celebrémoslo bien!

En fin... el viernes hemos quedado todas en Gràcia para cenar y planificar más o menos las "actividades" que haremos todos aquellos días... a Eduard no lo conocemos personalmente y espero que no se agobie mucho!!!

Pero antes está mañana... y mañana nos vamos a la playa a bailar!!! Llevaremos música y haremos las coreografías que ya conocemos además de practicar más movimientos... que tiemblen las medusas!!! Libres, descalzas en la arena.. qué ganas!



1 comentari:

javier ha dit...

El siglo pasado, un año de esos, celebré un cumpleaños mio en las faldas del dhaulagiri. En medio de un desierto de piedra donde el único ruido era mi respiración.
Creo que ha sido el cumpleaños más intenso que he celebrado. Nunca volví a sentirme tan insignificante y tan vivo.