.

13.3.07

100 años no son nada...

... y 4507, más o menos, tampoco tanto!!! Bueno, según se mire!!

Estos días intento escapar como puedo de la crispación... intento que no me influya ni haga que aumenten mis dolores de cabeza, así que leo los periódicos de otra manera. Y una de las noticias que más están difundiendo estos días es la del cumpleaños del sujetador. Pero lo curioso es que no coinciden las fechas!!! En principio se celebra el centenario del sujetador como tal, supongo que basándose en la patente registrada, pero es que según los datos que tengo eso sucdió en 1914!


A lo largo de la historia los pechos de las mujeres siempre han marcado la indumentaria femenina, tanto por resaltarlos como por disimularlos al máximo. Se tiene constancia que más o menos por el año 2500 a. C. las mujeres cretenses llevaban lo que podríamos considerar como precursores de los sujetadores: les alzaban los pechos desnudos por encima de cualquier otra indumentaria.


Las cosas cambiaron posteriormente, y griegas y romanas se cubrian el pecho con "fajas" que les reducían su volumen. De locos!

Pero más o menos esta siguió siendo la tendencia: aumentar o disminuir el busto de manera artificial según los canónes estéticos del momento... y los morales!!!


En París, en el siglo XIX aparecieron los primeros postizos que ayudaban a "perfeccionar" el busto femenino insertando unas almohadillas de lana en el corsé de ballenas; la lana fue sustituida unos años más tarde por la goma.


¿Qué fue lo que hizo que naciera el sujetador más o menos como lo conocemos ahora??? La coquetería de una mujer de la denominada alta sociedad fue la que nos llevo a empezar a lucir una prenda muy cómoda a veces y una auténtica tortura en otras...


En 1913 Mary Phelps Jacobs se compró un vestido de noche carísimo que, desgraciadamente para ella, le marcaba a la perfección su corsé de ballenas y cordaje (parecido al de la primera foto). Así que ni corta ni perezosa y ayudada por su doncella se puso manos a la obra y confeccionó un sujetador sin espalda, valiéndose de dos pañuelos blancos, una cinta y un cordón. Voilà!!!


No contenta con lucirlo, la señora Jacobs se lo enseñó a sus amigas, las cuales quedaron encantadas con la idea y a cambio de sus piropos recibieron un sujetador nuevo. Pero ¿qué le llevó a patentarlo? Una carta de una desconocida, en la que le enviaba un dólar (un dólar!!!!! con lo que cuestan ahora!) a cambio de uno de esos sujetadores.


Le concedieron la patente en 1914... pero no tuvo éxito, pese a hacer centenares de la nueva prenda. Así que vendió su patente por 1500$ a la Warner Brothers Corset Company, que enseguida empezaron a sacar variantes del modelo.


En los años 20 hizo su aparición la tela elástica en los sujetadores... y la moda andrógina! Se volvían a poner de moda las mujeres con poco pecho y aspecto de chico. Ida Rosenthal, una modista emigrante judía rusa, cambió la tendencia en los años 30, promoviendo sujetadores que realzaban el busto y creando las diferentes tallas según el tamaño de este.


A partir de ahí todo se ha ido repitiendo con el tiempo. Gracias a personajes como Marilyn Monroe en los años 50 se puso de moda resaltar al máximo el pecho... mientras que el movimiento hippy hizo que a finales de los 60, principios de los 70 se pusiera de moda el quemarlos como símbolo de liberación femenina..

Aich!!! Personalmente me encanta la ropa interior femenina y, sobretodo, los sujetadores... soy una auténtica fan! Pese al precio... dios mío!!! Cada vez que recuerdo lo del dólar me da dolor de estómago! Mi último sujetador, negro, monísimo, parecido al de esta penúltima foto, me costó 63€!!!!

Vale, lo ideal sería no llevar nada y de hecho, tengo amigas que dicen que sus parejas no se dan cuenta de la ropa interior que llevan... pero vamos, que en mi caso ya que he de llevar, al menos que sea mono!!! Claro que a este paso voy a tener que empezar a fabricármelos yo!

8 comentaris:

Tale ha dit...

creo que yo no entro en los que entran en el grupo de "no se dan cuenta". es más, no lo entiendo.

ahora, que 1.500$ por la patente!!!!

no se cuanto son esos dólares pasados a hoy en día, pero esa gente hizo el negocio de su vida. Vaya que sí.

Me gustó la entrada.

Besos

Sonia ha dit...

Estoy contigo a mi el ultimo me costo £65 que son mas o menos95€ y es bien sencillito; pero como somo de las que sufrimos de sobrada "pechonalidad" pues a joderse toca

USHER_1977 ha dit...

y lo bien que esta la sobrada pechonalidad ;) jejeje

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Ya ves Tale, tuvo que ser un buen pellizco!!! Besos!

Sonia el mío la verdad es que sí es especialmente bonito, no me quejo... los tengo más baratos, pero el efecto no tiene nada que ver!! Besos!

Juanjo, amos a ver!!! A hablar de los pechos de tu mujer a otro lado!! Hombreya!!!

Jaurne ha dit...

Estoy de los cánones de belleza hasta las mismísimas narices de verdad :/ A mi personalmente no em gustan los pechos grandes (y no porqe los mios no lo sean), pero los encuentro de mal gusto, estrafalario y ordinario (me refiero a los postizos), pero vamos para gustos los colores.

Me encanta la foto del 1er corset qe has puesto, ¿has visto alguna vez un piercing -corset-? Precioso *.*

Alba ha dit...

A mi también me encanta la lenceria, de hecho es uno de los pocos caprichos que me doy. Y a Alvaro también le gusta mucho, así que disfruto poniendome lenceria bonita y tambien cuando la compro. Un placer.

Muchos besos.

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Jaurne... un piercing-corset???? No sé qué será pero da escalofrios!!! Y mujer, lo de los postizos se refiere más o menos a lo que hay ahora tipo wonderbra! Besos!

Alba, a mi me vuelve loca.. es una de las debilidades que tengo y en la que no tengo problemas de talla! :-) Que no es poco!! Estoy segura que Alvaro sí se da cuenta de tu ropa interior y la disfruta.. Besos!

Babèlia ha dit...

Primera visita. Hola! Joder! Es bien cierto aquello de no te acostarás sin saber una cosa más!

besos.