.

28.1.08

Uno, dos y tres... yo me calmaré, todos lo veréis...

Este es uno de esos momentos en los que me revienta que casi todo aquel que me conoce conozca también mi blog... bien, no todos, evidentemente.

El caso es que el poder desahogarme fue una de las razones de empezar a escribir un blog pero ya no puedo hacerlo libremente, al menos no en todos los sentidos, cosa que me fastidia bastante.

Sé que es mi blog, lo sé, pero hay algo que me ata y es mi puñetera responsabilidad: los demás pueden hacerme daño, pero yo no puedo hacerles daño a sabiendas que lo estoy haciendo, lo cual hace que me quede con esa sensación amarga dentro y que un día de estos me envenenará...

5 comentaris:

RGAlmazán ha dit...

Sí, es verdad, cuando se hace público algo, indefectiblemente se piensa en los que lo van a ver. Sin embargo, también tiene sus ventajas.

Amiga Sònia, cuídate y sé feliz (dentro de lo posible, que nunca es tanto como quisiéramos.

Petonets, Salud y República

Su ha dit...

Hola wapi, yo también estaba pensando en eso últimamente, mis pensamientos no son siempre políticamente correctos y mi blog pretendía ser mi desahogo... pero ya no lo es de la misma manera, así que quizá deberíamos plantearnos una "mudanza anónima" para poder desahogarnos en libertad... mientras, a cuidarse mucho!!

Un besito grande (no anónimo)

Sonia ha dit...

TAG!! mira mi ultimo post, y quizas create una zona VIP/privada para airear lo que no quieras que se lea por si pudiera ofender sensibilidades

Amina ha dit...

Bé, sempre et pots desfogar amb metàfores!I sinó cada cop que et truco!
Petonets

merce ha dit...

Sònia, si tienes la conciencia tranquila, los que se sientan ofendidos por algo que puedas escribir seguramente tendrán sus razones para hacerlo.
Las verdades ofenden a menudo.
Petons.