.

20.11.06

DUDH - 2ª parte

Bien, ya está hecho!!!

Artículo 31. Toda persona tiene derecho a decidir sobre su propio cuerpo y a
disponer de él y ésta decisión ha de prevalecer por encima de las creencias
religiosas imperantes, las prácticas culturales y las opiniones políticas o de
cualquier otra índole.

No es que me haya quedado tranquila o conforme. No me gusta el redactado y le he encontrado muchísimos peros... Eso sí, una cosa me ha quedado clarísima: quienes redactaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos lo debieron pasar mal, muy mal.

Veamos, toda persona tendría que poder decidir en libertad lo que hace o deja de hacer con su cuerpo, desde un tatuaje, un aborto, un cambio de sexo, la eutanasia… O dicho de otra manera, nadie tendría que tener el derecho de decidir por nosotros sobre lo que hacemos con nuestro cuerpo: ni el gobierno, ni la religión, ni la cultura.

Pero, y aquí es donde comienzan todas mis dudas:

- ¿Qué sucede con los menores de edad? Está claro que hay decisiones sobre su cuerpo que se pueden quedar en el ámbito familiar (un tatuaje, un piercing…) y solucionar allí, pero hay otras decisiones que van más allá y que son a las que me refiero pero que no sé cómo acotar. Simplemente como ejemplo: ¿Qué sucede con la ablación de las niñas? Cuando las realizan las niñas son muy pequeñas para discernir si realmente es algo bueno o malo, si lo quieren o no; si se deja la decisión en manos de sus padres ya sabemos por experiencia qué pasará…

- ¿Qué sucede con las personas cuyas facultades mentales están alteradas? Es evidente que toda persona puede decidir suicidarse o dejarse morir y es una decisión personal en un contexto concreto. Pero aquí recordé el caso de las anoréxicas, ¿hasta qué punto podemos dejar que hagan con su cuerpo lo que quieran teniendo en cuenta que tienen una enfermedad que afecta a la mente?

- ¿Qué sucede con las personas físicamente impedidas pero mentalmente sanas? Prefiero concretar porque a lo que quiero referirme es a las personas que solicitan la eutanasia, personas que psicológicamente están bien y son capaces de racionalizar su situación pero físicamente no podrían llevar a cabo su propia muerte, por ejemplo. Se penaliza a quienes les ayudan a morir cuando la decisión es de ellos y es evidente que no pueden hacerlo por sus propios medios.

Y claro, ¿quién decidiría por quienes no pueden decidir? Sé que están los tribunales, pero los tribunales se basan en las leyes del país, su religión y su cultura. Están totalmente influenciados por ellos por más que intenten ser objetivos. ¿Podrían decidir las organizaciones no gubernamentales? Podrían, pero de esta manera también podrían entrar en el juego las diferentes religiones como “asociaciones” que son… ¿deberían ser varias? ¿Debería haber representantes de todas las organizaciones relacionadas con el caso? ¿No se consideraría una injerencia que organizaciones externas a un país participaran en la toma de decisiones?
¿Debería decidir la familia? Al fin y al cabo es la que más conoce a la persona… pero en este punto hasta entre los familiares pueden haber discrepancias (recordemos el caso de Terri Schiavo, en la que su marido quería que la desconectaran de las máquinas que la mantenían con vida pero sus padres no).
¿Cómo se podría acotar? Y, sobretodo, ¿cómo se podría decidir sin que pasaran años y años?

Mi tutor ya me lo ha corregido, me ha comentado que le parece interesante mi propuesta y sobretodo mis dudas existenciales. Dice, y la verdad es que me ha gustado muchísimo, que el objetivo del curso es la reflexión y que la reflexión a veces no soluciona problemas sino que plantea nuevas preocupaciones.

Me está gustando mucho este curso... y mañana empezaremos el debate sobre la violencia contra las mujeres...

8 comentaris:

simio ha dit...

"Nadie tendría que tener el derecho de decidir por nosotros sobre lo que hacemos con nuestro cuerpo: ni el gobierno, ni la religión, ni la cultura."

¿Y en que te basas para decir eso, sino es en tu religion o en tu cultura?

Yo no lo tengo tan claro...

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Perdona Simio pero creo que no te has aclarado, desde luego.

Mis decidiones las hago en base a mis creencias personales que en ningún caso son religiosas o que no tienen por qué serlo.

No acepto que una institución religiosa me diga lo que puedo o no puedo hacer con MI cuerpo.
No acepto que el gobierno me diga lo que debo o no debo hacer con MI cuerpo.
No acepto que la cultura imperante me diga lo que he de hacer con MI cuerpo y lo que no.

De hecho, tu puedes considerarte religioso pero no estar casado, estar a favor del aborto, a favor de la eutanasia...

Tú puedes ser español pero estar en contra del aborto (que se permite en este Estado)...

Puedes ser somalí y estar en contra de la ablación de las mujeres (aunque la cultura diga que es lo que se tiene que hacer).

Mis decisiones son mías por encima de la religión que hay en este país; del gobierno que hay en este país; de la cultura que hay en este país...

Y las tuyas, vengan de donde vengan son tuyas... y yo no me voy a meter en ellas.

No te voy a obligar a pedir la eutanasia si tú no la has querido; no te voy a obligar a donar tus órganos si prefieres enterrarte o incinerarte con ellos; si fueras mujer no te obligaría a abortar si no lo decides tú...

Tu cuerpo es tuyo... haz lo que quieras con él. Pero no me digas lo que he de hacer con el mío.

Este es el mensaje más o menos.

Lechuzo ha dit...

Muchas gracias por tu felicitación, hace unas horas quise entrar para dejarte este mensaje pero no podía.
Besos desde la Giralda Enrique

Simio ha dit...

No si lo del cuerpo lo entiendo.

Pero es que no es tan sencillo, tu misma pusistes varios ejemplos donde esa articulo no esta tan claro.

Por ejemplo el suicidio o el aborto o la eutanasia.

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Pues sigo sin ver lo que me dices Simio... Has de decidir tú (sin acritud, es sólo un ejemplo) sobre si yo he de abortar o no?? Es mi opción, mi cuerpo y mi manera de pensar... yo no te exigiría que abortaras...
Eutanasia... me vas a hacer vivir con dignidad? Me devolverás mi movilidad? Cuidarás de mi? Harás que no me sienta mal cada día? Si tú quieres vivir así me parece perfecto, pero si yo no quiero hacerlo por qué me has de poner trabas?
Suicidio... allá cada cual con sus decisiones siempre que no afecten a los demás..

Yo en este caso no consigo ver los debates... para mi el debate está en otra parte... en quien ha de decidir por los que no pueden decidir por una causa u otra... sobretodo en el caso de los menores de edad..

Besos!

629 ha dit...

Se te olvido añadir la familia en el tercer parrafo. Con eso solventamos el problema de los menores de edad. ¿Que determina el paso a la madurez? ¿una fecha en el carnet? ¿un rito religioso? ¿una ley estatal? (seamos racionales, hay niños más maduros que muchos treinteañeros que conozco/emos).

Si decimos que nadie puede decidir sobre tu cuerpo, nadie es término global.

Lo de las enfermedades mentales me deja más pillado, pues tuve una discursión con una amiga enfermera sobre el mismo tema que hablas: suicidas o anorexicas. Y no llegamos a ninguna solución..

Si mentalemnete está sano, y toma una decisión tras haberla meditado, nadie debería poder decir nada.

¡qué cursos tan interesantes!

Tale ha dit...

Quería dejarte un comentario, pero como siempre llego tarde, que voy de super lío.

Bueno, el tema es apasionante y además bastante complicado. Me has hecho recordar un reportaje que pusieron no hace mucho en tv3 en 30 minuts (si no lo has visto, igual se puede repescar en la página web en 'videos a la carta'). Trataba sobre el auge de las operaciones de cirujía estética en china.

Y la verdad es que me dejó sin palabras porque salía de todo. Desde un concurso de "miss cirujía estética" donde a la ganadora no la reconocía ni su madre (y no es una exageración) hasta centenares de operaciones semanales para "occidentalizarse los ojos".

Pero lo que más me impresionó fueron las operaciones para ganar estatura. El tema consiste en cortar los huesos de las piernas y fijarlos mediante unas estructuras metálicas. Después hay que pasarse unos 6 meses en la cama entre grandes dolores ajustando cada día unos tornillitos para que el hueso al irse regenerando vaya ganando distancia.
La verdad es que dolía solo de verlo.
Pero lo peor eran las razones que daban las protagonistas: Si soy baja no encuentro trabajo. Si soy alta podré encontrar un buen marido (buen = con pasta). Si soy alta podré subir en la escala social. etc, etc.

No se si ha de haber o no límites respecto a lo que se pueda hacer con el propio cuerpo y la presión social que también existe para hacerlo, pero desde luego que el tema no es fácil. Para nada fácil.

Suerte con ello.

Carlos - XY51 ha dit...

La familia!!!!
Que horror!!!
Si a mis 55 mi madre me sigue dando la barrila con que llevo el pelo demasiado largo.