.

29.8.09

Placeres interrumpidos

Una pasarela de madera hace de frontera entre las playas de Gavà y Castelldefels, pero a las nueve de la mañana no hace falta pensar mucho a qué bando perteneces porque, afortunadamente para mi, la mayoría de la gente sigue durmiendo o trabajando a esas horas y prácticamente toda la playa te pertenece.


No sé por qué estos dos últimos días me decanto por dejar caer mi toalla en Castelldefels, no hay nadie en esa zona y puedo estar en primera linea... coloco bien la toalla, planto mi bolso en una esquina, me descalzo, me quito el vestido y me acerco al agua. Milagrosamente sigue transparente. Transparente, fresca (que no helada), con oleaje prácticamente inexistente.. llama a meterse en ella y dejarse llevar.


La falta de oleaje engaña; la corriente te lleva y te trae como quiere pero a mi alrededor no hay prácticamente nadie, por lo que me dejo llevar. Pasados unos tres cuartos de hora y ante el riesgo de convertirme en medusa salgo del agua, me quito la parte de arriba del bikini y dejo que el sol me seque. Enciendo el mp3 y lo pongo a un volumen discreto que me permita ir escuchando como las olas rompen en la orilla, de la que estoy tan cerca...


Y de repente unas voces estridentes me tapan el sonido de las olas y de Bebe: llegan dos parejas que deciden que poner la toalla a un metro y medio mío no está tan mal (la playa es infinita). Sigo con los ojos cerrados y subo ligeramente el volumen del mp3... da lo mismo, ahora están decidiendo si se van a caminar o se meten en el agua... No me da tiempo de distraerme: llega otra pareja con su bebé que deciden que han de estar más en primera linea que yo, por lo que colocan su toalla, parasol y demás a escaso medio metro por delante mío... no pasa nada, no soy acaparadora y mis complejos no se van a hacer más grandes por pasar entre medio de todos ellos.. Como entre una cosa y otra han pasado cuatro canciones boca arriba y cuatro canciones boca abajo decido meterme otra vez en el agua; las dos parejas han vuelto de caminar y tres de ellos se meten en el agua, dando chilliditos por lo fría que está al primer contacto. Obligo a que la corriente me lleve un poquito más a la izquierda, pero no puedo evitar escuchar su conversación y sonreir cuando uno de los hombres sale del agua para ir a buscar al otro, cogerlo del brazo y ayudarlo a entrar... su mujer se queja de que cuando él va a buscarlo le hace caso y a ella no, a lo que el marido responde que el otro le ayuda a entrar y ella no. Tiene toda la razón el hombre, no se le puede negar.


La madre del bebé le deja con su marido e intenta meterse en el agua... mientras intento vigilar mi bolso por encima de ella, del bebé y del padre del bebé, veo como han plantado otro parasol al otro lado de mi toalla... mmmmm, la cosa se está poniendo difícil para llegar a mi lugar... Pasan otros cuarenta y cinco minutos (más o menos) en los que la orilla se llena de gente paseando, corriendo, jugando... y decido salir para intentar que el sol me seque antes de irme. Llego como puedo a mi toalla, tras superar la barrera de cáscaras de pechinas y parasoles varios, me seco un poco, me saco otra vez la parte de arriba del bikini y vuelta a tumbarme... ya ni me molesto en ponerme el mp3. A unos tres metros hay dos parejas de "abuelos" con su nieto jugando a la petanca y cuando más entretenido está el juego me plantan un parasol justo en medio. Apa, se acabó el juego. La parte de abajo del bikini se ha secado, así que me pongo de nuevo el vestido, guardo el sujetador en la bolsa, me coloco las chanclas, las gafas de sol y me dirijo a la pasarela. Al llegar a ella doy un ligero vistazo a la playa mientras sacudo la toalla: ya no existe primera linea de mar y la segunda está a punto de completarse. Son las once y veinte de la mañana.


La playa a las nueve de la mañana se acerca bastante a la idea de un pequeño paraíso... a partir de las diez y media se convierte en todo un entretenimiento. Te quedas sin tu espacio físico mínimo y necesario, pero sería mucho peor no tener la posibilidad de perderlo...


(Dibujo: Arthur De Pins)

8 comentaris:

Naida ha dit...

Que estrés!!!! jajaja, bueno...paciencia, por suerte vivimos cerquita de la playa :)

Sònia... no tan fiera... ha dit...

:) en estas cosas me puede mi vena socióloga y cuando se me pasa el disgusto por no tener una playa privada me encanta dejarme atrapar por sus historias...

Laura ha dit...

Chiki vete a la playa de Viladecans, no hay nadie es estupenda, me encanta solamente por eso no hay gente molestando y niños(como dicen ustedes)gritando...

Muackkkkkk

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Laura, no sabría ni llegar! PEro de todas maneras me gusta mucho mi rincón caótico.. :)

Muaksss

Selma ha dit...

Una pequeña curiosidad, alguien conoce Benicassim?
Cuando el hombre del tiempo la pone en pantalla, su playa siempre está desierta.. es para pensarlo..Tots cap a Benicassim de Okupas!


Petonets salats!!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

jjajajjaja puede que sea una imagen de la primavera y hayan decidido dejarla como imagen fija... :)

Eso sí, se he de irme a una playa desierta que sea en buena compañía... para aprovechar! jajajaj

Molts petonets!!

Chayo ha dit...

Pero eres tan afortunada de llegar...y elegir!!!! ;)

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Pues sí Chayo!! :) por eso aunque al principio me moleste un poco siempre acabo pensando que sería peor no tener playa o no tenerla tan cerca, o no poder disfrutar de ella.. Hay que ver la parte positiva, y la hay!

Muakssss