.

10.8.09

Placer

Con menos de cuatro horas de "descanso" relativo en el cuerpo, he acompañado a mis padres a la playa en un último intento de ganarle la batalla al veneno que el puto mosquito me ha inyectado. Tengo la creencia que cualquier dolor, en el mar, desaparece, así que a pesar del cansancio y de que el día está bastante nublado me he calzado las chanclas y subido al coche, de camino a una especie de Sangrilah para mi mente y cuerpo.


La playa estaba prácticamente desierta: las nubes no atraen a casi nadie, a excepción de una pareja de abuelos equipados por completo para la playa (sombrilla incluida) que estaba desayunando en bañador, un pescador (que en otras circunstancias no podría estar pescando a esas horas) y un ciclista. Hemos dejado las cosas en la arena para ir a probar el agua, la cual estaba perfecta tanto de temperatura como de transparencia. Ellos se han ido a caminar, yo me he quedado en bikini para sumergirme en el agua y no salir hasta tener la pierna anestesiada.


Qué sensación más rara. Cuando el ciclista se ha cansado de nadar me he quedado como única ocupante del agua. Un agua bastante calmada, sólo rota de vez en cuando por alguna ola que arrastraba hacia la orilla. El día nublado lo oscurece todo y cuando mis manos o pies emergían de vez en cuando parecían hasta morenos... el lila de las uñas resplandecía y yo podía relajarme por primera vez en todo un día.


Estar sóla en el agua y que no haya casi nadie en la arena, te otorga privilegios inesperados.. como el poder tararear una canción inexistente y hacer brazos de serpiente dentro del agua, aprovechando la ingravidez.. por desgracia, la realidad se impone, y cuando llevaba unos tres cuartos de hora dentro del Mediterraneo, he empezado a marearme.. así que para no convertir el placer en una desgracia he tenido que salir del agua y dejar toda la sal en la playa.


Quien dice que en un día nublado no se puede ir a la playa? Creo que hasta me habría gustado la sensación de sentir la lluvia mientras me bañaba... claro que estoy llena de veneno de mosquito, así que vé a saber...


(La foto es, en realidad, de un atardecer... la he cogido de aquí)

6 comentaris:

Naida ha dit...

Me alegro de que estés mejor de lo del mosquito, no sales de una que te metes en otra :(

Me he imaginado lo que has escrito, estar metida en el mar, en un día lluvioso de verano. Si estos días hace un así nos podíamos pasar un sms todas las que estemos aquí y vivamos cerca y nos vamos en un flussshhh. Yo, si estoy, voy de cabeza porque la sensación debe ser una pasada!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

No estoy mejor.. :( ahora le decía a mi amiga que me sigue picando y encima estoy medio mareada! En fin..

Oye, pues cuando estés de vacaciones soy toda tuya.. esté nublado o haga sol, ir a las ocho de la mañana es otra historia (pese al madrugón)... y si el día está así ni te cuento! :) ya puedes llamarme, ya!

Zaib ha dit...

Que envidia me das, y yo currando.
Estube el domingo y el agua era una gozada tan cristalina, no la había visto así en todo el verano.
Y con las picaduras paciencia, e intentar que no te vuelvan a picar.

Muchos besos

Sònia... no tan fiera... ha dit...

:) la verdad es que este año no hay quien se queje de la playa de Gavà (bueno, sí, hace una semana había una supermegapija que quería que el agua fuera como la de Ibiza...)

Por lo demás... piensa que yo estoy de vacaciones pero sin cobrar, así que no hay mal que por bien no venga...

Muaksssssss

Selma ha dit...

Lo dulce y buena que debes tener la sangre, mi Niña...Este p..o mosquito sabía lo que se hacía..
Pero mira el lado positivo, te ha proporcionado un día de playa.. distinto..
CUÍDATE!!!
Mil y un besos!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Tienes toda la razón, Selma, con el sueño que tenía ni loca me habria ido a la playa a las ocho de la mañana de no ser por las picaduras... y sinceramente, fue algo maravilloso!

Petonets!!!