.

8.8.07

Que llueva...

¿Qué se puede hacer a las 4 de la mañana cuando tu insomnio no te deja pegar ojo y una enorme tormenta eléctrica no para de ponerte el corazón en un puño? Pues coger un cómic de SuperLópez e intentar por lo menos que el tiempo pase de la mejor manera posible.

Aún me da miedo tomarme las pastillas para dormir, así que aunque no caigo hasta las 2 o las 3 de la madrugada intento que mi cabeza pare y se duerma por si sola. Pero anoche me resultó imposible: la tromba de agua puede llegar a ser relajante cuando vives en un cuarto piso (un sexto real), pero la pedazo tormenta eléctrica que la acompañaba no lo era... Eso sí, era una gozada abrir la persiana y la ventana y no sólo ver el agua caer, sino oler el ambiente. Por la mañana las cuatro gotas que caían lo único que hacían eran ahogarnos: subía el calor del suelo y era difícil respirar, mucho más que en un día soleado a secas. Anoche se podía respirar de nuevo... aunque evidentemente hoy todo ha sido un caos!


En fin, que a las cuatro y poco de la mañana en medio de la desesperación pensé que ya que no podía dormir por lo menos podía intentar pasármelo bien y SuperLópez es lo mejor para ello... bueno, al menos los comics del principio... dios, cómo llegaba a reirme con ellos!! El que escogí es "El periplo búlgaro", no está mal aunque no es de mis preferidos... "La caja de Pandora" es, de momento, el que más me gusta... aunque Los cabecicubos y La semana más larga también estarían entre los primeros...


De pequeña tuve la suerte de crecer en la librería/papelería de mis padres y ello conllevaba atender a clientes, pero también tener barra libre de tebeos y libros: si era cuidadosa podía leer todo lo que quisiera y de aquella se recibían tropecientos tebeos a la semana (Mortadelo, Anacleto, Las hermanas Gilda...). Tenía dos favoritos que intentaba no perderme nunca: SuperLópez y Esther; no me cansaba nunca de ellos, cosa que sí me pasaba con otros personajes como Mortadelo o el dichoso Botones Sacarino. De SuperLópez me gustaba todo, pero creo que lo que me lo hacía más cercano era encontrar pequeños detalles que me recordaban a Barcelona, el sitio de donde yo venía y a dónde quería ir.

Con Esther era muy fácil identificarse, por aquello de los complejos que tenemos todas las niñas que no somos unas preciosidades... además, era divertido ver como la amistad entre Esther y Rita iba y venía y como Juanito se acercaba cada vez más a ella... por desgracia, así como de SuperLópez tengo tropecientos comics, de Esther sólo he conservado un par de recopilaciones que saben a poco... aún he de comprarme la nueva aventura de Esther que salió hace relativamente poco, aunque en el fondo me da cosa de que haya perdido su encanto...

En fin... de momento ya no llueve, todo sigue nublado aunque con previsión de que se despeje en nada y las temperaturas han bajado... Con un poco de suerte igual duermo algo esta noche!!

4 comentaris:

Amina ha dit...

Quin gust tornar a veure el teu bloc ple d'entrades!
La pluja sempre porta records. Es maco tornar a rellegir aquelles còmics que tant t'havien agradat!I més quan cau aquella pluja!

GaBiota ha dit...

de peque (hace algunos años, vaya :P) también leía Superlópez!! hace ya mucho que no voy a la sección infantil de la biblioteca... tal vez debería volver un día de estos...

J. Úbeda ha dit...

Tebeos y tormentas, una combinación fantástica..

Sonia ha dit...

Superlópez - Sí, Mortadelo - Sí, El Botones Sacarino - Sí, Esther - No. A esta no la conozco