.

10.2.10

Hablando de pechos..

Si hace unos días me sorprendía la reacción espontanea de un bebé ante el pecho de su madre, el lunes por la noche viendo un documental en Cuatro no paraba de darle vueltas a la imagen que tenemos nosotras mismas de nuestros pechos, hasta que punto estamos dominadas (o no) por ellos..

En el documental, todas las mujeres que hablaban tenían algo en común: todas tenían pechos grandes (al lado de algunos de ellos los míos son como de adolescente, con eso lo digo todo (vale, quien me conozca en persona lo entenderá.. para los que no, vivir en la ignorancia no es tan malo)...) y en casi todas ellas, ese hecho había influido poderosamente y no para bien.

Sé que todo esto puede parecer superficial y quizás haya parte de razón, pero cuando la autoestima depende de la seguridad que se tiene en una misma, importa. No es tanto cómo te ven los demás, que evidentemente puede influir, sino cómo te ves tú o cómo no puedes verte.

No puedo hablar por las que no tienen casi pecho, pero cuando se tiene mucho la cosa está jodida: la ropa interior es difícil de encontrar y si quieres algo bonito te dejas la mitad del sueldo... si optas por lo práctico, acabas pareciendo una yaya y qué queréis que os diga, ser una yaya estará bien, pero cuando toque, no a mi edad. A eso se le ha de añadir el efecto "tienda de campaña", que consiste en que cualquier cosa que te colocas, si no es ajustada, se queda a nivel de pecho y desde allí cae en cascada... Acabas recurriendo a cosas ajustadas y entonces sólo se ve pecho, pecho y más pecho.. el escote nunca es bonito y en las fotos la cosa está peor aún.... grrrrrrrrrr la cantidad de fotos que mando a la mierda por eso...

Eso a mis 35 años está casi superado, pero cuandote pasa en la adolescencia te puede marcar de por vida aunque os parezca que no. Mi caso no fue tan exagerado como el de la quinceañera que salía en el documental, pero cuando un niño de unos 7 u 8 años le soltó a su madre "mira, tiene tetas como las de los mayores" señalándome (a mis 15 años y con una simple talla 90), el mundo se me cayó a los pies y mi espalda se curvó para intentar disimularlo (sinceramente, aunque fuera un niño, espero que nunguna mujer le haya dejado tocarle los pechos.. por mamón).

La opción de reducirme el pecho lleva en mi cabeza más de quince años, pero eso de meterme en un quirófano no acaba de convencerme.. en esta sociedad en la que lo habitual es ponerse supongo que lo de reducir debe parecer algo raro, pero en el fondo todo lleva al mismo punto: la seguridad en una misma. En el documental varias de ellas lo habían hecho y su cara de felicidad era tremenda... pero si me he de quedar con algo, me quedo con la frase de una de las chicas: "los diseñadores de sujetadores no hacen sujetadores bonitos de nuestras tallas porque deben pensar que como ya son bonitas no necesitan adornos"...

Ole sus ovarios. Eso es seguridad y lo demás son tonterías!

10 comentaris:

madebymiki ha dit...

Hace años escuche por la radio a un cirujano plástico que me pareció muy honesto.
El afirmaba que lo mas frustrante de su trabajo, era ver cómo chicas con el mismo tamaño de pecho deseaban unas aumentarlo y otras disminuirlo, lo que para él era totalmente ilógico y desconcertante.
La moda y las modas impuestas nos crean complejos y deseos que jamás hubieran aparecido de manera espontánea.

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Mmmm es que tot és massa complicat... la moda influeix (no tant les models) i et marca molt.. L'ideal és tenir ben posat el cap i no dependre de res extern, però això costa tant..

Amina ha dit...

La frase de la noia és molt bona. S'ha de ser valenta perquè ha demostrat estimar-se a si mateixa. Com tu dius, "olé sus ovarios" (que per cert, sabies que la paraula OLÉ provindria també de Al·là, igual que ojalá).

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Sens dubte s'ha d'arribar a aquest punt.. però a vegades costa tant!!

A tot això.. de veritat vindria de Al.là?????????? Vergesantamaria!!!!! jajajaj mai no m'aniré al llit sense saber alguna cosa més! Shukran habibatany!!

Zuel ha dit...

Gracias por compartir algo tan humano y tan... bello.
Seguiremos teniendo la autoestima por los suelos mientras dejemos que sean "otros" los que decidan lo que es bello y lo que no.
Cuando uno empieza a aceptarse como es y lo que es (aunque esté fuera de la norma que nos imponen) curiosamente es cuando notas que la gente te acepta más... Eso es belleza.
Un beso, guapetona!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Zuel, yo pocas veces me siento bien... mejor dicho, me sentía bien.. pero aún así, con todas estas subidas y bajadas siempre he tenido claro que lo que cuenta es CÓMO TE SIENTES TÜ.. porque eso es lo que desprendes, más allá de los kilos, las tallas y toda la parafernalia que nos rodea. Cuando tú te sientes divina la gente lo nota y es como un círculo vicioso: si la gente lo nota tú notas esa reacción y mejor te sientes...

En fin, se trata (en mi caso) de trabajar en eso y todo lo demás llegará!!

Zuel... te echo de menos por aquí!!!! Tú eres una de esas personas que consiguen que los demás se sientan bien y encima aprendo!!!!!

Un besazo!!

Naida ha dit...

Uf! que tema más escabroso...supongo que es eso, que viene de la autoestima de cada uno, es un asco esto de que estemos tan marcados por lo que nos ha implantado la sociedad. Me parece genial la última frase porque en verdad es lo que hay y con lo que nos debemos quedar. Nunca estamos a gusto con lo que tenemos...

Sònia... no tan fiera... ha dit...

ES que protestar por los pechos parece superficial.. :) pero la verdad es que los pechos nos marcan a más de una, ya sea por poco o por mucho!!

El reto es llegar a esa última frase y aplicarla según la necesidad.

Muakssss

Chayo ha dit...

Yo aún soy una cría en este tema...

Ummmmmm!!!!!

Mua!!

Sònia... no tan fiera... ha dit...

Mientras que cuando me veas no me digas eso de que tengo tetas de mujer mayor.. porque ahora ya soy mayor y no cal que me lo recuerden!!! jajaj

Muakssssss